Categoría: #gestiondeportiva

John Nash, la teoría de juegos y el fútbol español

Esta semana hemos tenido una triste noticia, murió el matemático John Forbes Nash, Premio Nobel de Economía, padre de la Teoría de Juegos y de los procesos de negociación. El gran público conoció su historia a través de la película “Una mente maravillosa“, en la que Russell Crowe encarnaba el papel de Nash.

No tengo gran idea de Teoría de Juegos pero recuerdo un ejemplo, “El dilema del prisionero” en el que, resumiendo, debes decidir si eres egoísta y piensas solo en tu beneficio particular o si eres solidario (y optimista respecto a que el otro también va a serlo). Esta segunda opción es el “Optimo de Pareto“, una solución en que al menos uno de los actores gana sin hacer que empeore la de los demás.

Dejemos la matemática teórica, apliquemos las enseñanzas de Nash y Pareto al fútbol. Igual que existen dos respuestas posibles para cada actor en el Dilema del Prisionero (Delatar o Acatar) existen dos maneras de repartir los ingresos por derechos televisivos (Egoísta o Solidaria). En mi opinión, hacerlo de manera solidaria (por ejemplo, como hacen en la NFL, la NBA, la Premier League o la Bundesliga) sería la opción óptima pues una liga fuerte, competitiva, emocionante e igualada será capaz de vender su producto a un mayor precio cosa que revertirá de manera positiva en los balances de todos los equipos (también los “grandes”, que han dejado de ganar una parte) y por tanto es una solución beneficiosa.

ratios tv rights payment

En España los derechos televisivos se reparten de manera egoísta y desigual

La repartición (o negociación individual) actual en España es como cuando en el Dilema del Prisionero confiesas y, como tu compañero ha sido “bueno” y no lo ha hecho, tu sales libre (te llevas mucha pasta) y en cambio dejas a los pobres más pobres. Lo único que consigues con esa solución es un rendimiento inmediato, dinero para gastar ya. De esta manera Barça y Madrid han podido fichar los jugadores que han querido de cualquier club español porque estos no tenían (ni tienen) músculo suficiente para mantenerlos. Pienso en los ejemplos de Villa, Jordi Alba, Rakitic o Isco. Clubes de la parte alta de la tabla no han sido capaces de retener a sus jugadores estrella porque tienen que decidir, o pago a mi estrella un sueldo desproporcionado o mantengo una plantilla competitiva (que me permita jugar en Europa, algo necesario para sobrevivir económicamente).

Una ventaja ha tenido, no lo vamos a negar, tenemos a las dos superpotencias más grandes del fútbol mundial en la Liga. Equipos que son capaces de juntar a 6/8 de 10 mejores futbolistas del mundo, que tienen prácticamente a los mejores jugadores, posición por posición, disponibles en el mercado, que solo sus delanteros marcan más goles que toda una plantilla pero claro, eso es normal cuando solo uno de esos jugadores (CR7, Messi, Neymar, Suarez o Bale) cobran tanto como el presupuesto total de un club de la parte baja de la tabla. No parece una competición justa, y de hecho no lo es.

Luego esta otro problema para esta “clase media” del fútbol español: cualquier equipo de medio pelo en Alemania o Inglaterra es fácilmente capaz de fichar un jugador de su plantilla sin hacer un sobreesfuerzo económico. El caso paradigmático fue el de Gary Medel, puntal del centro del campo sevillista que se marchó a un recién ascendido de la Premier League, el Cardiff City, por poco más de 10M€. Es decir, el Sevilla no fué capaz de retener un jugador (aún jugando Europa League) y tuvo que venderlo a un equipo asimilable al Eibar o el Córdoba. ¿Alguien se imagina al Córdoba pagando un traspaso a un jugador del Everton o el Tottenham? Así esta la cosa.

El mejor fútbol televisado del mundo

premier-league-ontvLa Premier League es la liga que factura más por los derechos de transmisión televisiva, lo hace a un precio superior a sus competidoras tanto a nivel nacional como a nivel internacional. Se ha hablado, escrito y discutido mucho sobre el modelo Premier y los factores de su éxito. Se destaca la competitividad, los horarios, la vistosidad de su juego, y en época navideña, del acierto de la decisión de jugar en las fechas donde buena parte de los espectadores tienen el tiempo y las ganas de ver entretenimiento y fútbol.

Obviamente todos estos factores influyen en el éxito del producto Premier, yo quiero poner sobre la mesa otro, que sin destacar por encima de ninguno de los anteriores o de los  mencionados habitualmente, hacen para mi manera de ver, que la liga inglesa sea la mejor del mundo, es el mejor fútbol televisado del mundo.

La tecnología y el deporte han evolucionado enormemente en los últimos 20 años (hablo del periodo del que tengo memoria) pero la transmisiones televisivas apenas han incorporado estos avances y la experiencia del espectador prácticamente no ha mejorado, excepción hecha de la calidad de la imagen y sonido. Hoy en día, ver un partido cualquiera de Liga Adelante y ver un partido de Primera en 1990 no tiene apenas diferencias, mismos tiros de cámara, mismo estilo de realización, mismos comentarios, mismas estadísticas, mismo estilo de pre y post partidos…

A excepción de Canal+, que sigue ofreciendo un sello característico y de gran calidad a la hora de tratar el fútbol, las demás cadenas generalistas siguen tratando el producto futbolístico de la misma manera. Bien es cierto que en alguna esquina aparecerá un hashtag y los narradores se hartarán de recordarnos que quieren que comentemos el partido con ellos, que elijamos el MVP (aunque les troleen) o que compartamos con su aplicación (que nadie usa) los mejores momentos del partido. Estos hechos demuestran claramente que los directivos de las cadenas no han entendido, para nada, lo que son las comunidades, el Internet 2.0 y las plataformas sociales porque si quiero que un periodista de relevancia a un comentario de un espectador anónimo ya iré a verlo al Bar con los parroquianos o llamaré al “cuñado” de turno. El análisis que debe aportar un experto en televisión (y no los comentarios banales y poco informados de la mayoría de los exfutbolistas que comentan en nuestro país) debe asemejarse a esto:

El estilo Premier

edicion premier

La Premier League realiza su propio contenido con un código de estilo marcadamente identificable, de esta manera consigue la unificación de criterios que permiten al espectador reconocer un estilo distintivo de la liga inglesa. Los planos largos (tácticos), las repeticiones multiángulo, los planos narrativos de entrenadores, suplentes o aficionados (jugador que falla una ocasión y plano siguiente del suplente sentado en el banquillo, que le dice al espectador lo que quiere oír), repeticiones claras (gracias a cámaras bien situadas) de fueras de juego y goles fantasma y un larguísimo etcétera que cualquier espectador de la Primer sabe reconocer.

Además, la Premier ha ido incorporando elementos para mejorar la comprensión del juego, como la captura que les muestro a continuación.

retransmision premier

 

Ahí está el realizador y el trabajo de postproducción mostrándonos como Ronald Koeman distribuía la linea defensiva de su Southampton este fin de semana después de la sustitución de una de sus jugadores y como colocaba las piezas.

La siguiente captura es otra innovación de la Premier para esta temporada sobre como presentar las estadísticas. La mayoría de aficionados están acostumbrados a leer los “mapas de calor” después de los partidos, esos gráficos que indican por donde se ha movido con más persistencia un jugador pero este gráfico, la estadística directamente sobre el césped nos da una idea mucho más clara (además de instantánea durante el desarrollo del partido) de cuales son las zonas de influencia de un futbolista. Esta nueva manera de presentar estadísticas, junto con el excelente trabajo en colaboración con OptaSports, hacen de la Premier la liga que mejor usa los datos para hacer comprensible el juego y más vistosa y entretenida la retransmisión, el principal objetivo de una plataforma televisiva.

Embedded image permalink

Tampoco faltan ejemplos mucho más sencillos que ayudan a la comprensión del juego sin necesidad de narradores, cosa que convierte el producto en mucho más universal. Las cámaras de linea de gol (en ninguna otra liga se usan con la habilidad inglesa) con un ojo de halcón que patrocina EASports, las estadísticas de los lanzadores de penaltis (sobreimpresión de una portería con el lugar donde el jugador ha lanzado sus 10 últimos lanzamientos y cual ha sido el resultado) o la aparición de una pequeña marca roja encima del nombre del equipo que ha sufrido una expulsión, cosa que ayuda enormemente si te conectas a la retransmisión en ese momento, haces zapping o ves un carrusel. Todos estos elementos son perfectamente aplicables a las retransmisiones del fútbol español, no requieren ninguna tecnología de la que las productoras españolas no dispongan.

no goal

El “carrusel” de partidos, es decir, encuentros que se juegan de manera simultánea, es otra de las grandes bazas de la Premier League, pues aporta valor a unos partidos que por si solos carecen de gran interés para el espectador neutral. Empaquetando esos partidos conseguimos que durante un par de horas el espectador pueda ver un producto muy entretenido que, a priori, no tiene interés para él.

El mercado esta guiado por los grandes clubes y sobretodo para el mercado exterior un Hull-QPR, Leister-Aston Villa o West Hamm-Sunderland son igual de interesantes como un Getafe-Granada, Deportivo-Almería y Espanyol-Cordoba. Pero mientras en España esos partidos se apartan a viernes por la noche, lunes por la noche y sábado a las 22:00h en Inglaterra se hace un paquete un sábado a las 18:00h y el espectador puede ver el triple de goles, ocasiones y emoción además de que los espectadores presenciales pueden ver a su equipo a una hora decente de un día festivo. Una vez más, igual que ocurre con los patrocinadores, menos es más y la Premier lo entiende mientras que la LFP y las productoras que tienen los derechos de realización de los encuentros se limitan a tratar de ordeñar un producto que, bien planificado, estructurado y ejecutado, es mucho más rentable que troceado y vendido al despiece.

Cambio de modelo para frenar el Imperio Ultra

La12

Este fin de semana, por desgracia, hemos tenido que vivir otra muerte relacionada con el entorno del fútbol para que se hable de los radicales/ultras que siguen merodeando alrededor del deporte. Se ha hablado de que la muerte es debido al fútbol o a las pasiones que este levanta aunque eso es tan cierto como que ha sido relacionada con la política pues no se pelearon hinchas del Deportivo contra hinchas del Atlético de Madrid por nada relacionado con el deporte sino porqué unos defienden unas ideas políticas y otros las completamente opuestas. Pero bien, no quiero profundizar ese tema.

Lo que si queda claro es que, como no se acote el acceso al deporte (eventos, recintos, desplazamientos…) que tienen estas personas, agresivas, violentas, delincuentes o cualquier otro calificativo reprochable socialmente, no va a haber “paz” en el entorno del deporte. Si seguimos sin actuar para frenarlo el siguiente paso es el enorme peso que tienen los ultrà en el calcio italiano, donde no hace mucho también sufrieron la muerte de un hincha del Napoli a manos de un romanista (equipo que siquiera jugaba ese partido que enfrentaba Napoli-Fiorentina en el Olímpico de la capital en la final de la Coppa italiana). Los ultrà han conseguido parar partidos en infinidad de ocasiones, hablan habitualmente con los jugadores en pleno estadio y tienen un control a todas luces excesivo de lo que ocurre en parte del estadio y los aledaños, así como en los desplazamientos. Lanzaron una Vespa desde las gradas del estadio más grande del país, imaginemos lo que significa eso.

moto-inter_atalanta

Si seguimos la “progresión” de ese “imperio ultra” el siguiente paso son las Barras Bravas argentinas, que más allá de un control absoluto de reventa de entradas o merchandising del club han llegado a pedir dinero a los jugadores de sus propios equipos para garantizar su seguridad (una especie de “impuesto revolucionario” al estilo etarra o un pizzo mafioso en toda regla). Además, en un delirante giro de la realidad, han empezado a ofrecer “tours” para que cualquiera pueda ver lo que es vivir un partido desde La12 en la Bombonera o entre Los Borrachos del Tablón en el Monumental.

Si se quiere atajar el problema hay que fijarse en las dos ligas que mejor han gestionado este tema, la Premier League erradicó el hooliganismo a partir de medidas políticas impuestas por el gobierno Tatcher derivadas del Informe Taylor. Pero quien ofrece un mejor trato al aficionado y quien ha eliminado cualquier espacio de violencia alrededor del fútbol es la Bundesliga alemana.

Modelo alemán, no solo entradas baratas y dinero bien administrado

Tengo la sensación de que el aficionado medio español piensa en entradas baratas, estadios llenos y dinero bien administrado cuando habla del “modelo alemán” de organización pero eso es una consecuencia, no la causa que los administradores del fútbol deben buscar. ¿Cual es la raíz de ese modelo? ¿Cual la filosofía subyacente?

El fútbol alemán, igual que el inglés con la implantación de la Premier League en lugar de la First Division, estructuró un modelo basado en clubes populares que poseen sociedades deportivas que compiten en una liga. Estas sociedades deportivas tienen derecho a competir en la liga siempre y cuando estén en posesión de la correspondiente licencia. Bundesliga, la organizadora de la competición, otorga estas licencias siempre que se cumplan una serie de rátios económicos, características deportivas, propiedades o comportamiento público.

tifo dormund

Estas medidas tienen una filosofía clara, unas normas que derivan de ellas el sentido de las cuales está perfectamente en linea con los objetivos y filosofía de la idea general, que el fútbol sea un espectáculo ideal para transmitir valores a través de la familia. De ahí que encontremos actividades donde jugadores y aficionados se relacionan (comen juntos o viajan juntos), fomentan el transporte sostenible y social, promueven las canteras para que los niños alemanes se identifiquen mejor con los jugadores que representan los equipos de sus ciudades o regiones (a parte, obviamente, de obtener jugadores para su selección nacional) o ponderan el trato al espectador, las facilidades de acceso, los precios populares, fomentan el desplazamiento a través del país (manera de conocer su país y de generar riqueza),  y un largo etcétera de rátios, medidas, checkpoints y objetivos a cumplir por las sociedades que quieran competir dentro de la Bundesliga.

Por poner un ejemplo fácilmente comprensible (y que todos podamos comparar con lo que hacen o harían los clubes de los cuales el lector sea aficionado) el organismo que gestiona el fútbol alemán escribe de manera anónima a los clubes profesionales germanos (mediante carta, email o redes sociales) y evalúan la respuesta de estos (trato, amabilidad, tiempo de respuesta…) para asegurar que el trato y respeto hacia el aficionado es el adecuado. Fallar en indicadores como este puede comportar una multa o hasta la retirada de la licencia.

Solo para hacerse una idea de lo que significa la organización alemana y hasta que nivel de detalle exige el máximo a sus afiliados. Imaginemos lo que supondría en España, más allá del control financiero, las exigencias en términos de seguridad en los estadios (accesos, cánticos, pancartas, bengalas, lanzamiento de objetos…) pero también el poder para acotar entradas a precios razonables, ofrecer la posibilidad de viajar en los partidos fuera de casa o el trato que reciben los propios hinchas. Eso son consecuencias de una política derivada de una filosofía de respeto y cuidado al aficionado y la comunidad; por eso también los campos alemanes tienen el porcentaje de afluencia más alto del fútbol mundial y sus precios son adecuados para que la mayoría de la población pueda asistir al estadio. Repito, eso son consecuencias de un plan estratégico que va mucho más allá, con una filosofía y objetivos perfectamente aplicables al fútbol español.

Los 6 tipos de fans americanos del fútbol

En Europa existe la idea de que el fútbol es un deporte muy minoritario en Estados Unidos, lo que aquí sería el fútbol americano o una cosa similar. Creemos que no lo ven, no lo entienden o no les interesa porque tienen sus “megadeportes” como el fútbol americano, el baloncesto, el béisbol o el hockey. Sin embargo, según un estudio reciente de Forbes, el ‘soccer’ es el tercer deporte con más menciones en la web, muy por delante de béisbol y hockey. Otro ejemplo de esto es que para el partido que se disputó el 30 de Julio entre Manchester City y Liverpool en el Yankee Stadium de Nueva York, el número de espectadores superó a todos y cada uno de los partidos que habían jugado los Yankees en casa esa temporada.

El ‘soccer’ esta creciendo desde abajo, no por las grandes estrellas y no por los resultados de los equipos y selecciones (pese al buen papel de #USNMT). Una de cada tres casas tienen por lo menos uno de sus miembros involucrado de alguna manera con el “soccer”, como sabemos, muchos niños están empezando a jugar a fútbol en la escuela o el instituto y eso hace que sus padres, por asociación, se interesen en el juego, conozcan las normas, vean partidos y por lo tanto se empapen de la cultura propia del beautiful game.

Para ponernos en contexto y superar esa imagen del país veamos que en 2013, 3.494 partidos fueron retransmitidos por TV en EEUU, partidos de 104 países, lo que convierte a los espectadores americanos en los más “afortunados” televidentes futbolísticos del mundo. Ningún país ofreció tantos y tan variados partidos de fútbol.

Algunas características son compartidas por la mayoría de seguidores americanos, una de las más importantes y que los clubes europeos deben entender es que tienen más de un equipo al que siguen y no se sienten mal por ello (no existe ese sentimiento de exclusividad) por lo que “llegar primero” no les asegura fidelidad eterna, ni exclusividad, ni sentimiento profundo de pertenencia. Eso también tiene una parte buena, puedes ser el segundo, tercero o cuarto equipo de un fan y este, aún así, va a gastar dinero en ti.

usa fans

6 tipos de fans

The agnostic. El grupo más grande de aficionados al fútbol, sin etiquetas, les encanta el deporte y no tienen grandes sentimientos por uno u otro equipo. Alrededor de los 35, fuertemente apasionados. 60% siguen más de 5 equipos (algunos incluso en la misma liga). No están especialmente interesados en los equipos nacionales o selecciones. Se aficionaron en distintos momentos de su vida, 28% nacieron  en ambiente futbolístico y se aficionaron con menos de 8 pero 35% de ellos se aficionaron después de los 25.

The event seeker. Buscan los grandes torneos aunque luego se desconectan. Solo se muestran realmente interesados en Mundiales o grandes torneos (no siguen ligas regulares). La mayoría son solo seguidores de la selección americana y, como mucho, otro equipo más. Se aficionaron tarde, casi la mitad con más de 35 años.

The fanatico. Siguen ligas mejicanas y sudamericanas, son jóvenes (15/25), siguen su equipo del alma de su país natal o de origen. Nacieron en una casa influenciada por el fútbol, 65% se aficionaron con menos de 10 años. Siguen la selección de su país (Mexico, Colombia, Ecuador…) pero también USNMT.

The europhile. Interesado sobretodo en ligas europeas (especialmente la Premier League). Tienden a ser grandes aficionados, hombres menores de 30, que siguen competiciones internacionales. No tienen interés en partidos donde no juegan grandes equipos europeos (Real Madrid, Manchester United, Juventus…), tienen esa actitud snob. No son tantos como podríamos pensar.

The domestic. Sigue fútbol internacional pero sobretodo la MLS, tienden a ser más mayores de media, 38 años, y hay más mujeres dentro de este perfil. Landon Donovan es más popular que Messi (que es el jugador más conocido en los EEUU) o Ronaldo.

The observer. No son fans, suelen ser mujeres, mayores de 45 y con hijos que juegan o van a jugar a fútbol. Su interés reside en que sus hijos hagan deporte y creen que el fútbol puede ser uno positivo para ellos.