Storytelling en el deporte

Para la Wikipedia, Storytelling (relacionado con el marketing) es:

Storytelling is increasingly used in advertising today in order to build customer loyalty. According to Giles Lury, this marketing trend echoes the deeply rooted need of all humans to be entertained. Stories are illustrative, easily memorable, and allow any firm to create stronger emotional bonds with the customers.
Developments include the use of trans-media techniques, originating in the film industry which Build a world in which your story can evolve. Examples include Coca-Cola's "Happiness Factory"

Resumiendo: se usa para construir una lealtad de marca; se basa en la necesidad humana de entretenimiento; es efectivo porque es ilustrativo, fácilmente memorable y permite a las marcas crear lazos emocionales con sus clientes. Parece perfecto para un club deportivo, ¿verdad? Aunque su aplicación no parece sencilla, hay ejemplos en el mundo del deporte que nos pueden ilustrar.

Obama y su “Yes we can” o Steve Jobs en su discurso en Stanford son ejemplos claros del uso de storytelling para transmitir una idea o un valor y, en consecuencia, fomentar una reacción a la audiencia (ese es el objetivo final).

“You’ll never walk alone”

La inmensa mayoría de aficionados al fútbol habrán pensado en rojo, en el Liverpool FC y en Anfield Road. El porqué, aquí:

El You’ll Never Walk Alone se convirtió en himno del Liverpool casi de casualidad. En la época de su estreno, la canción sonaba todos los domingos a la misma hora en la megafonía de Anfield, hasta que un día se rompió y los seguidores, medio de broma, se pusieron a cantar la canción acostumbrados a la banda sonora de todas las tardes de Fútbol. El efecto fue tal que casi de inmediato el público adoptó la canción como himno. El himno lo comparte también el Celtic de Glasgow, ya que está hermanado con el Liverpool FC.

La frase You’ll Never Walk Alone ha conseguido desde entonces una repercusión espectacular en la historia del Liverpool. Las cuatro palabras figuran en el escudo del club y en el reverso del brazalete de capitán junto al palmarés del club y del propio capitán. De cada brazalete solo existen dos copias, una de las cuales se le da al jugador tras su retirada y la otra se deposita en las vitrinas del club como recuerdo, ya que en Inglaterra los capitanes de los equipos son prácticamente héroes.

Sin embargo muchos otros clubs han reivindicado también esta canción como propia: Ipswich Town, Rapid de Viena, Feyenoord, Ajax, Twente, Borussia, AEK de Atenas, A.C Milán, F.C. Tokyo… pero The Kop es sin duda la que mejor canta el You’ll Never Walk Alone, seguida por la afición del Celtic.

En el vídeo se conmemora, además, el recuerdo de las 96 victimas de la catástrofe de Hillsborough, donde 96 aficionados del reds perdieron la vida. Obviamente muchos equipos tienen una historia particular con alguna canción, por tradición espontánea o construida, con mayor o menor historia y tradición, pero la música es un instrumento perfecto para demostrar esa “pertenencia” al grupo tan buscada en el deporte y sus aficionados.

“Sweet Caroline”

El Liverpool del béisbol es, sin duda, los Boston Red Sox. Fenway Park, un estadio del 1912, tiene tanta mística como Anfield Road. El Green Monster es tan conocido como The Kop. La maldición del Bambino construyó un imaginario colectivo común para los bostonianos de igual modo que las tragedias de Heysel y Hillsborough lo hicieron con los reds. ¿El porqué?

"The song got its start at Fenway Park thanks to Amy Tobey, who was the ballpark’s music director from 1998 to 2004. She was responsible for choosing the music to be played between innings and picked Sweet Caroline simply because she had heard it played at other sporting events.  At first, Tobey played the song at random games sometime between the seventh and ninth innings, and only if the Red Sox were ahead. Tobey considered the song a good luck charm and it soon became something the fans anticipated.
 But it wasn’t until 2002, when John Henry’s group bought the Red Sox, that Sweet Caroline become an official Fenway tradition. That’s when the new ownership requested that Tobey play the song during the eighth inning of every game."



Pero de igual forma que el Celtic de Glasgow adoptó el YNWA como cántico en sus gradas, la Universidad de Pittsburg, de la NCAA, ha hecho lo propio con Sweet Caroline (ellos, en lugar de gritar “Bah, bah. baah!”, chillan “Go Pitt, go Pitt, go Pitt!”). El caso es que, tanto en el deporte europeo como en el americano, los clubes han fomentado esa relación entre las canciones y el club, aprovechando para contar una historia en base a ellas y como manera de construir rituales, algo muy práctico (que se lo digan a cualquier religión) para fidelizar y fortalecer los vínculos grupales.

sweet caroline

One Key To A Happy Team? Storytelling
STUDIES SHOW THAT THE STORIES WE TELL EACH OTHER--TO OUR KIDS, OUR EMPLOYEES, AND OUR PEERS--HAVE AN IMPACT ON THE EMOTIONAL HEALTH OF THE GROUP.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s